Blogia
Escritos desde el páramo

Revolución en el campo histórico

 

 

 

El día de hoy, 1 de abril de 2009, pasará a la historia por haberse publicado un hallazgo arqueológico que supone una auténtica revolución en el campo de la disciplina ingl... histórica (¿en qué estaría yo pensando?). Por si no se han enterado (¿será posible tal desidia?) la conocida revista británica Anals and orals of the bizarre research publica en su extraordinario número extraordinario titulado Happy April Fools´Day el portentoso hallazgo realizado por los afamados arqueólocos John Walker & Black Label en las profundidades del triángulo púbi... de las Bermudas (tonto estoy hoy, por Jehová).

Según el reportaje firmado por el periodista Kermit T. Frog, los intrépidos John Walker (Knight Grand Cross of the Most Honourable Order of the Bath and the Bramah Water Close) y Black Label (Erected Member of the Order of the British Empire State Building) se encontraban el pasado siete de julio en Pamplona llevando a cabo una investigación de campo sobre los monasterios tibetanos cuando fueron arrollados por una multitud extrañamente ataviada cuando intentaban cruzar la calle de la Estafeta. Lo sorprendente es que tras ese gentío venían seis toros, seis, de la afamada ganadería de D. Miguel Mihura y la madre que lo parió. Mientras JW conocía a Platanito, negro zahíno y bragado, astifino y corniveleto de 635 kilos, BL se presentaba a Caracolillo, jabonero, astigordo y bizco de 681 kilos. Ese encuentro con los hispánicos animales totémicos concluyó con ambos (con los ingleses) en el hospital de la Seguridad Social. El médico de guardia, después de un somero examen, ordenó su (de los pacientes) traslado a la Clínica "El Divino Paciente" justificando su decisión con un escueto:

-Estos guiris no necesitan un médico sino un milagro.

Atravesado el umbral en el que campa el lema de la clínica In Gold we trust fueron recibidos por el equipo médico habitual que emitió el correspondiente parte del que entresacamos la siguiente frase:

Ambos presentan heridas inciso-contusas por asta de toro incluso en zonas desconocidas para el Tratado de Anatomía de Henry Gray.

No obstante, las oraciones a san José María (eficazmente secundadas por la transfusión de 217 litros de sangre del tipo O negativo y el equipo pamplonica de bordado en punto de cruz que se las vio y deseó para tanto zurcido como fue menester aplicar) lograron el milagro. El 24 de diciembre (¡fun, fun, fun!) abandonaron la clínica por su propio pie (la seguridad social británica se negó a pagar el alquiler de sendas sillas de ruedas aduciendo que la factura presentada por la clínica estaba a punto de lograr que el Reino Unido se convirtiera en el Reino Hundido). De vuelta a los adoquines de las rúas de Pamplona y mientras hablaban sobre la confección de un trabajo de investigación sobre el terreno (que cristalizó en su artículo Más cornás no da el hambre publicado en la revista Cornicantanos en enero de 2009) llamó su atención un letrero que rezaba "Sol y sombra 1,50 euros". Una rápida consulta al diccionario les tradujo lo de "Sol y sombra" por "Sun and shadow" por lo que decidieron que estaban ante el anuncio de una conferencia sobre Arqueoastronomía que versaría sobre los juegos de luces y sombras en los monumentos antiguos durante el solsticio de invierno. Cuando quisieron darse cuenta de su error, veinte copazos después, ya les importaba un ardite los anasazi, olmecas, mayas... y toda su parentela. Sumidos en el estupor etílico recibieron la revelación o, mejor escrito, la Revelación.

Entre conejos gigantes y elefantes rosas pudieron contemplar a Edgardo Caycedo, el célebre Profeta Dormilón, que les dirigió las siguientes palabras de difícil interpretación:

-Grrrrrrrrr... zzzzzzzzz... grrrrrrrrrr... zzzzzzzzz...

Al despertar se encontraron de nuevo en la clínica "El Divino Paciente" a la que habían sido conducidos por unos buenos samaritanos que les habían encontrado durmiendo la mona en plena calle y a punto de fallecer de hipotermia (el rumor de que esos buenos samaritanos decidieran librarles del peso de sus ropas, cámaras de fotos y de 824 libras, 6 chelines y 4 peniques antes de dejarles en la sección de Urgencias es una vil mentira. Fuentes próximas a los chorizos pamplonicas aseguran que sólo llevaban 756 euros con 23 céntimos).

Mientras las autoridades del Reino Unido dudaban si emitir un empréstito o si enviar a un tal Bond a "liquidar a esos dos tarados antes de que consigan llevarnos a la bancarrota" (palabras que se atribuyen, tal vez injustamente, a uno de los ministros de su Desternillante Majestad) nuestros dos insignes investigadores recibieron el alta sabedores de que habían recibido una trascendental Revelación de la que, por desgracia, no habían entendido ni jota aragonesa ni chotis madrileño.

Fue entonces cuando John Walker tuvo una de esas ideas aparentemente nimias pero que cambian el mundo. Recordando su lectura de las obras de Carlos Castañazo decidieron recurrir al chamán yaqui don Juan para que éste les aclarase el mensaje. Ignorando en que parte de España está México decidieron preguntar directamente por don Juan lo cual les llevó a soportar durante dos horas unos ripios horrorosos desde:

¡Cuán gritan esos malditos!
¡Pero mal rayo me parta
si en terminando la carta
no pagan caros sus gritos!

hasta

"Mas es justo; quede aquí
al universo notorio,
que pues me abre el purgatorio
un punto de penitencia,
es el Dios de la clemencia
el Dios de don Juan Tenorio.

"En terminando" la representación y al borde del suicidio por depresión extrema, nuestros sufridos investigadores decidieron dejarse de intermediarios, ponerse hasta el ass de peyote y esperar resultados.

De nuevo en la clínica "El Divino Paciente" mientras el cuerpo médico discutía si precisaban un trasplante de hígado o de cerebro, Black Label decidió consultar a la ouija en busca de una aclaración para la Revelación realizada por Edgardo Caycedo. Fruto de esa investigación mediúmnica, ambos solicitaron el alta voluntaria (lo que les impidió contemplar el impresionante espectáculo que tuvo lugar diez minutos después de su salida cuando 217 miembros del SAS asaltaron el hospital al grito de ¿Dónde están esos dos tarados?) y se trasladaron a la laguna Negra.

Mientras el gobierno español pedía explicaciones al británico por el lenguaje soez empleado por los soldados ingleses (el premier británico respondió a su homólogo español, el señor Schumacher, con un sentido Kiss your ass palabras que nuestro presidente -cuyo don de lenguas es sobradamente conocido- agradeció muy sinceramente) nuestros dos intrépidos investigadores adquirían sendos trajes de neopreno con chalecos multibolsillos incorporados y realizaban una serie de inmersiones en la laguna Negra (provincia de Soria, por si se han despistado un tanto) que fructificaron en unos hallazgos arqueológicos que, sin exagerar, son comparables al descubrimiento de las tumbas de Tut-anj-Amón y de Quin Shi Huan. ¿Cuáles fueron éstos? Veámoslos:

Unos fragmentos de un material cristalino tallado de forma extraña y en el que aparecían pintadas las palabras Coc. Co..

Una plancha metálica en el que figuraban las palabras .rill Magefesa.

Restos de lo que, indudablemente, era un vehículo automóvil curiosamente parecido a un Seat 600 color amarillo pollito.

Restos de una lápida de piedra (tal vez mármol) en el que aparece grabada (en un alfabeto curiosamente parecido al de Gozel) una inscripción que ha desafiado a todos los epigrafistas consultados:

.I.P
-5-1922 6-3-19
IJOS NO TE OLV

Debemos a John Walker y a Black Label el haber sido capaz de elaborar una teoría racional y coherente con estos elementos. Veámosla:

Puesto que la laguna Negra tiene un origen glacial y ya que la última glaciación, la llamada Würm, acabó en 12.000 A. de C. tenemos una fecha post quem.

Como los hallazgos se realizaron en el fondo de la laguna que corresponde, por lógica, a los estratos más antiguos podemos darles una datación en torno al año 12.000 A. de C. sin riesgo a equivocarnos en más de unos pocos siglos.

Eso coincide (más o menos) con los datación que Platón dio a la Atlántida. La inexistencia de la tecnología metalúrgica en el resto del mundo en esa época confirma que hemos encontrado los restos de la supuestamente mítica Atlántida en la provincia de Soria.

Los restos de cristal extrañamente tallado y pintado con lo que, indudablemente, es un código binario basado en los signos "c" y la "o" demuestra la veracidad de la visión del Profeta Dormilón que habló de una pirámide sumergida coronada con un cristal que ocasionaba las perturbaciones magnéticas en el triángulo de las Bermudas del que la laguna Negra es su epicentro (no hay más que ver las multitudes ataviadas con tal prenda que se congregan allí todos los veranos).

La plancha metálica demuestra la existencia del vrill, esa fuente energética casi mágica que los videntes relacionan con la Atlántida. Su uso, sin duda, permitió moverse al automóvil parecido a un Seat 600 aunque, por supuesto, con unas prestaciones muy superiores al popular utilitario de los 60. De hecho, los británicos estiman su velocidad punta en 800 millas/hora aunque muestran su extrañeza por la absurda colocación del volante en el lado izquierdo del vehículo.

Por último, la lápida además de demostrar la veracidad de los hallazgos de Gozel (¿cómo pudo prever un imaginario falsificador que ahora se encontrarían las pruebas del conocimiento del alfabeto en época prehistórica?) contiene una dirección IP lo que demuestra que los atlantes conocían Internet.

Este breve apunte es suficiente para comprobar hasta qué punto debemos reconocimiento y pleitesía a los sabios profesores John Walker & Black Label por esos descubrimientos absolutamente históricos (nunca mejor dicho). Ya tendremos ocasión de manifestárselo en persona cuando concluyan los agasajos en su honor que se están celebrando en la Torre de Londres (a la que fueron conducidos por una escolta fuertemente armada en virtud de una orden ejecutiva dictada por su Desternillante Majestad en persona tan pronto como supo dónde se encontraban esos dos "sons of beaches" -creemos que aquí existió un problema de transcripción por parte de nuestro informante que, la verdad, está más sordo que una tapia, porque no tiene sentido que doña Izabel "con zeta como Letizia" les llamase "hijos de playas" pero no nos imaginamos qué es lo que dijo en realidad aunque, sin duda, fue algo laudatorio en extremo-) entre cuyos actos destacará, según nuestras fuentes, la recreación de dos decapitaciones medievales con posterior descuartizamiento de los cuerpos y exposición en la picota, algo que, según nuestros informantes, contará con la presencia de su Desternillante Majestad, del Gobierno en pleno con el premier míster Marrón a la cabeza, de todos los miembros y miembras de la Cámara de los Comunes y de los Lores... acto que, sin duda, supondrá un digno colofón a esta verdadera aunque desusada historia.

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres