Blogia
Escritos desde el páramo

Haciendo enemigos (I)

Todos podemos (y lo hacemos) aceptar algo de forma acrítica, todos podemos (y lo hacemos) indagar si ese algo tiene bases reales o no. Entre ambos extremos se mueve el pensamiento humano. Como no podía por menos de ser, existe también un intento de encontrar un punto equidistante entre ellos.
A la capacidad de creer algo sin plantearse duda alguna acerca de su veracidad se le ha venido llamando pensamiento religiosos o mítico. El término es equívoco pera a estas alturas ya no hay forma de cambiarlo, así que muy a nuestro pesar lo emplearemos. Sin embargo, no deben olvidar que es perfectamente posible que se dé el pensamiento mítico en campos que nada tienen que ver con el fenómeno religioso. Por ejemplo, muchos hinchas de un equipo de fútbol creen que el club de sus amores es el mejor del mundo (honor que está reservado, como todo el mundo sabe, al Atlético de Madrid) aunque milite en la V Regional Preferente, imaginaria categoría de la que no logra ascender por la conjura arbitral, o por cuestiones políticas, o por mala suerte, o por...
A la capacidad de poner en duda una afirmación se le ha venido llamando (también de forma inadecuada) pensamiento científico, pensamiento crítico o escepticismo. Las razones por las que estas denominaciones son inapropiadas son evidentes, puede darse en cualquier campo de la actividad humana y por tanto no es privativo de la ciencia, la crítica es sólo la herramienta de la que se vale, el escepticismo es, históricamente, una escuela filosófica que propugna la epojé (la abstención de todo juicio, la renuncia absoluta a la decisisón) por la imposibilidad de determinar cómo y por qué podemos afirmar que algo es verdad (algo en las antípodas de la filosofía escéptica actual). No obstante, como ésta es la denominación tradicional la emplearemos.
El intento de encontrar un punto medio equidistante entre pensamiento mítico y pensamiento crítico es lo que se ha venido denominando pensamiento esotérico. No les sorprenderá que esta denominación sea también incorrecta. Puede darse en cualquier campo de la actividad humana y, por tanto, no es privativa del esoterismo. Además, ese término significa "reservado a los adeptos" y, la verdad, es que no está reservado a nadie porque todos lo empleamos. Sin embargo, usaremos esa terminología por no haber otra que sea generalmente aceptada.
Pasemos de esta cuestión léxica. ¿Qué diferencia práctica existe entre estas tres modalidades de pensamiento? Volvamos con el ejemplo futbolístico.
La mayoría de los hinchas cree que su club es el mejor del mundo. No necesitan pruebas de ningún tipo para mantener esa creencia. Consideran que es así y punto. Esto, por tanto, es pensamiento mítico.
En el extremo opuesto, unos hinchas piensan que el club de sus amores no es el mejor del mundo, al contrario, es una porquería. El portero tendría que jugar con sotana a ver si así dejan de "colarle" balones entre las piernas. El delantero centro no mete gol ni al arcoiris. Los defensas centrales cortan menos balones que el monumento a Colón... Esto es pensamiento crítico.
Entre medias de ambos, otros hinchas piensan que su club es el mejor del mundo porque en 1912 jugó la final de la Copa del Alto Pallarés, competición que si perdieron por dieciséis a cero fue sólo por el árbitro que no pitó un claro penalti cuando el marcador era de cinco a cero y, además, el once cero fue conseguido en un claro fuera de juego que el de negro no vio.
Cualquier objeción a este razonamiento como que la Copa del Alto Pallarés no es, precisamente, la Liga de Campeones, que desde 1912 ya ha llovido o que los fallos del árbitro (reales o supuestos) tuvieron lugar cuando el marcador ya era claro, no es tenida en cuenta. Esto es pensamiento esotérico.
De forma muy simplificada:
Por el pensamiento mítico creemos en algo sin necesidad de prueba alguna.
Por el pensamiento crítico dudamos de la veracidad de algo. Indagamos si hay pruebas de ese algo y, si no las hay, estamos dispuestos a no aceptar la creencia.
Por el pensamiento esotérico buscamos sólo aquellas pruebas que sostengan la creencia obviando cualquier evidencia en contra. La creencia es independiente de las pruebas y, por tanto, es inalterable.
Esto puede parecer muy sencillo y sobre el papel lo es, pero la realidad es infinitamente más compleja. Por de pronto, los límites no siempre están claros. Existen unas zonas de sombra en las que no se sabe muy bien qué pensamiento está actuando. Además, las personas no practican en exclusiva uno de los tres tipos de pensamiento. Volvamos a nuestros hinchas. Incluso el más acérrimo seguidor de un club se plantea dudas, por ejemplo, cuando el portero hace una "cantada" que ni Plácido Domingo o cuando el delantero centro manda al segundo anfiteatro un balón que estaba "chupado" rematar a gol. Por contra, cuando el guardameta tiene un día inspirado, realiza una palomita extraordinaria y consigue desviar con la punta de los dedos lo que todos creían que era un golazo, o cuando el delantero centro (habitualmente torpe) hace un escorzo inconcebible, consigue rematar no se sabe bien cómo y el cuero entra por toda la escuadra, incluso los aficionados más dubitativos creen que sí, que su equipo es el mejor del mundo mundial y de parte del extranjero. Así pues, olvídense de etiquetas, estereotipos... porque las personas tenemos la capacidad de ser extraordinariamente complejos y lo somos.
Veamos un ejemplo (esta vez real). Carlos María de Heredia se dio cuenta de que los pretendidos fenómenos espiritistas podían explicarse como meros juegos de ilusionismo sin necesidad de recurrir a fuerzas sobrenaturales o a extrañas facultades de la mente. Al ser él mismo un notable prestidigitador, realizó giras por los EEUU reproduciendo las hazañas de los médiums. Fruto de su experiencia fue la publicación de una obra que todavía hoy es lectura obligada en el campo escéptico: "Los fraudes espiritistas y los fenómenos metapsíquicos" (la primera edición en España fue realizada por la editorial Herder, Barcelona, 1946) tanto es así que una asociación de escépticos en España no encontró mejor regalo para los subscriptores de su revista que un ejemplar de una reedición moderna de este libro.
No es ésta, sin embargo, la única obra de Carlos María de Heredía. Publicó también una novela titulada "Memorias de un repórter de los tiempos de Cristo" (editorial Stvdivm, Madrid, 1956) en la que el padre Heredia (S.J.) no sólo aceptaba la literalidad de los Evangelios sino que entre los personajes de su obra introduce a unos ridículos Ben Straus y Ben Renanus (véanse las páginas 110-112) caricatura nada disimulada de Strauss y Renan, los autores que iniciaron la corriente crítica moderna de esos textos con unas biografías de Jesús alejadas de ropajes míticos.
Tenemos una aparente contradicción, un escéptico-creyente (o un creyente-escéptico, como gusten) pero, ¿lo es realmente? En mi opinión, no. Todos tenemos la posibilidad de emplear el pensamiento mítico, el pensamiento esotérico y el pensamiento crítico y todos lo hacemos en una u otra ocasión. El padre Heredia empleó el pensamiento crítico al hablar del espiritismo y el pensamiento mítico al hablar de Jesús, de igual forma que yo empleo el pensamiento crítico al hablar de historia y el pensamiento mítico al hablar de fútbol (detalle del que ya se habrán percatado).
Una de las máximas del escepticismo organizado reza: "Afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias". Por desgracia a Hume se le olvidó añadir el manual de instrucciones de esa frase, qué debemos entender por extraordinario, qué debemos entender por evidencia. Parte del busilis radica, precisamente, en que lo que Vd. y yo entendamos por "extraordinario" no tiene por qué coincidir. Es de cajón que "extraordinario" es lo que sobrepasa el orden, pero ¿qué orden? La respuesta convencional a esta pregunta es que aquello que no forma parte del mundo físico es extraordinario. Tendríamos así que orden = materia. Esto me parece una inmensa chorrada digna de físicos, filatélicos y demás reduccionistas. ¿Considera Vd. que el amor es algo extraordinario? Bueno, en cuanto que amar y ser amado es una sensación maravillosa sí lo es, pero no es en ese sentido en el que hablábamos de extraordinario, sino en el de algo que rompe con lo habitual y, en ese sentido, el amor es algo cotidiano... y no es físico.
En realidad, el que algo nos parezca o no extraordinario depende de factores muchas veces subjetivos. Si no podemos esperar, por tanto, que todas las personas tengan la misma percepción de lo que es extraordinario, tampoco con la noción de evidencia se va a producir la unanimidad. El pensamiento mítico no precisa de prueba alguna y, por tanto, no suele causar problemas. El enfrentamiento suele producirse entre pensamiento esotérico y crítico. Por ejemplo, según aquél hay que conceder un gran valor a la tradición. Si algo se viene aceptando desde siempre por algo tiene que ser. Si además entre los que aceptaron X se puede citar algún nombre ilustre (argumento de autoridad) se refuerza la sensación de estar antes las pruebas buscadas.
El pensamiento crítico no acepta que la tradición y el argumento de autoridad sean pruebas de nada más allá de que la creencia sea antigua y de que alguien (muy famoso por sobrados motivos) puede estar equivocado.
Así las cosas, podemos pensar que hay un conflicto permanente entre los tres pensamientos, pero no es así. En caso contrario estaríamos todos al borde de la demencia puesto que todos los practicamos y no sólo en asuntos de menor importancia. Tomemos un caso de enorme transcendencia en todos los ámbitos de nuestra vida, la política. ¿Qué hacemos ante las elecciones generales? ¿Nos sentamos tranquilamente y primero evaluamos los programas de los diversos partidos para, a continuación, juzgar el comportamiento del partido X en el gobierno y los partidos Y, Z... en la oposición antes de decidir serena y objetivamente a quién vamos a votar? ¿O, por el contrario, pensamos, como soy de derechas voto a X, como soy de izquierdas voto a Y, como soy nacionalista voto a Z...? ¿O, acaso, hacemos una argumentación cuyo resultado ya estaba previsto desde antes de iniciarla, algo así como: "Fulanito es un incompetente, pero en el partido hay gente muy válida como Peranganito. Claro que el programa es un rosario de buenos deseos pero no fija plazos, no explica de qué medios se va a disponer para lograr un fin, de dónde va a salir la financiación necesaria... y es que Fulanito será más inútil que la gatera de un submarino, pero eso sí, tiene una sonrisa tan encantadora... Nada, decidido, votaré al partido X como en todas las elecciones hasta la fecha."
Esto, o cosas parecidas, suceden en el interior de cada uno de nosotros. Si no es en política, es en religión, o en... Y, sin embargo, vamos saliendo adelante. Sin embargo, cuando esa actitud interna se exterioriza es cuando el conflicto es ¿inevitable?
Supongamos un único suceso. Una niña declara haber visto a la Santísima Virgen María en el imaginario pueblo de Villanueva de Suso. Inventemos tres entidades distintas que se correspondan con las tres formas de pensamiento, la Hermandad de la Santa Servilleta (pensamiento mítico), la Asociación de Contactados sin Fronteras (pensamiento esotérico), la Asociación pro Museo de la Tecnología del Botijo (pensamiento científico).
Al conocer la noticia de la supuesta aparición mariana, las tres programan diversos actos que bien podrían ser algo así como:
Hermandad de la Santa Servilleta:
Ciclo de conferencias María no nos abandona:
Conferencia inaugural a cargo del padre Apelo: Como me toquen a María me lio a repartir collejas a los Contactados.
Misa concelebrada.
Conferencia a cargo del pastor alemán Benedicto Trentino: Las apariciones marianas, refutación del ateísmo de los Tecnólogos.
Solemne Tedéum.
Conferencia a cargo del insigne profesor Raskayú, premio Stalin de la Academia de Ciencia de la URSS y destacado Creacionista: La Santa Servilleta. Prueba las apariciones marianas.
Sentido Rosario.
Conferencia a cargo del insigne profesor Leoncio Flamenco, pediatra de la Universidad de Austin, Texas Ranger: Hay que limpiar la Santa Servilleta. La lejía y la prueba del C-14.
Salve rociera y pase del bonete para recaudar fondos para la erección del modesto santuario de la Bien Aparecida (presupuesto: 1.500.000 Euros de nada).
Por su parte, la Asociación de Contactados sin Fronteras programaría algo así como:
Ciclo de conferencias María es una extraterrestre:
Conferencia inaugural a cargo de G. G. Bienítez, criador de caballos y potrancas: Lo que los Servilleteros ocultan. La verdad sobre María revelada por los Libros de Urancha.
Sesión mediúmnica en la que convocaremos al espíritu de Elvis Presley. Se espera que cante "Blue suede shoes".
Conferencia a cargo de Indi Fiménez, reconocida autoridad en el campo de la ictiología humana: Alteraciones en la geometría de los triángulos rectángulos en el caso Vaginas (Brasil). La prueba que los Tecnólogos no pueden contestar.
Sesión de fotografía con cámara Kirlian (no hace falta que sonrían).
Conferencia a cargo de Paco Amorro, humorista del absurdo: Las grabaciones psicofónicas realizadas en abril del 2005 en el lugar de las apariciones, conocido popularmente como el picadero. La importancia de las palabras perfectamente audibles: "Sí, sí, así, síiiii"
Café servido por nuestro sirviente César (el quitamanchas ya está preparado).
Conferencia a cargo de Salvicio Freixenet, máster en Iriodología cuántica al tresbolillo: Los Ovnis y los Ángeles (California).
Demostración de la práctica del sexo tántrico a cargo de Athos Fóster. A continuación se pasará la hucha piramidal de cuarzo entre los supervivientes para recaudar fondos con destino a la erección del Centro de Pintura al Óleo de Sierra Brágima.
Por su parte, la Asociación pro Museo de la Tecnología del Botijo programaría (cinco años después, más o menos) algo así como:
Ciclo de conferencias Curas y magufos, la pervivencia del obscurantismo y la superstición:
Conferencia inaugural a cargo de J.M. do Castelho, agitador político y comentarista anónimo: La culpa de esto también es del P.P. Vota PSOE.
Redacción de un comunicado exigiendo la inmediata ruptura de relaciones diplomáticas con el Vaticano.
Conferencia a cargo de J. del Castillo Tercero, de profesión sus apariciones mediáticas: La Iglesia coarta de forma inmoral el derecho al matrimonio de los homosexuales.
Redacción de una carta exigiendo la inmediata retirada de la programación de la televisión pública del documental titulado "Las apariciones en Villanueva de Suso" que se emitió hace tres años.
Conferencia a cargo de E. Aniano, de profesión borde: El uso de los programas de Mocochof es un síntoma de obscurantismo religioso. (Se recuerda a los asistentes que, previamente, deben abonar sus honorarios al conferenciante porque en caso contrario éste se negará a pronunciar ni una palabra).
Redacción de un comunicado exigiendo que las universidades españolas tengan que someter a la aprobación de esta Asociación sus actividades extra-académicas.
Conferencia a cargo de J.L. Bald, de profesión plasta: Apariciones marianas en la tradición de la iglesia ortodoxa, panorama histórico-doxológico. La importancia escatológica del relato del monje Dionisio Estilita según la recensión de Teodoro, archimandrita de Constantinopla junto a unas breves reflexiones sobre la doctrina soteriológica de Simón de Chorrapelada. (Se ruega a los asistentes se provean de un saco de dormir por si la conferencia pasara de las dieciséis horas previstas inicialmente).
Redacción (si hubiera algún superviviente) de un comunicado exigiendo la inmediata supresión de las clases de religión, tecnología, dibujo, música, gimnasia, historia y lengua y literatura y, en su lugar, incrementar las dedicadas a Física e Informática (sólo en entorno Pingüínux, el sistema operativo escéptico) y la implantación de la asignatura de Astronomía.
Para concluir se exigirá del Ayuntamiento de Villanueva de Suso la concesión de una pequeña subvención de 10.000.000 de Euros para la erección del flamante Museo de la Tecnología del Botijo así como para la contratación del personal adecuado (que podemos ser nosotros mismos) advirtiendo al Sr. Alcalde que no estamos dispuestos a que vuelva a decirnos que si tenemos problemas para la erección nos compremos unas Viagras que son más baratas.
Por supuesto, todos los personajes y asociaciones citados son ficticios y cualquier parecido con personas y asociaciones reales vivas, muertas o moribundas es fruto del mero azar y no de la mala leche del que subscribe.
Sin embargo hay de cierto hay en ello, que cada grupo tiende a afirmarse metiendo el dedo en el ojo al contrario lo que suele provocar la respuesta airada de éste (si es que hay gente que se molesta por nada), aunque esto lo dejaremos para el próximo día.
-Continuará-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres