Blogia
Escritos desde el páramo

Intermezzo jocoso: Magneto rex

Reconozco que entre mis múltiples defectos figura el de ser un devorador de comic en general, de la Marvel en particular y de la Patrulla X en concreto. Aclaro, para las jóvenes generaciones, que la Patrulla X es lo mismo que hoy se llama X-Men, de igual forma que Dan Defensor es Daredevil o que La Masa es Hulk. Los que no estén en los 40 (o más) nos permitirán que sigamos empleando esta terminología por nostalgia de aquellos años en lo que éramos tan idiotas (algunos nunca nos curaremos de esa enfermedad) que incluso las publicaciones de Vértice nos parecían una maravilla y eso que eran en riguroso blanco y negro, tenían un formato demencial, se supone que estaban traducidas a algo parecido al castellano y el orden de las historias era algo que brillaba por su ausencia. Todo lo demás (es decir, las portadas de López Espí) estaba bien.
Sin embargo, no se preocupen que esta historia no va a ir por los caminos de la añoranza de la niñez (¿existe algún periodo más jodido?) sino por sucesos contemporáneos de los que podremos extraer alguna moraleja que, les adelanto, será políticamente incorrecta.
Verán, resulta que los guionistas y dibujantes de la Marvel tienen que trabajar para ganarse la vida (gente de medio pelo y no como en España en que los creadores tienen la obligación de trabajar por la "filosa" para que alguien les piratee mientras protesta a voz en grito contra cualquier medida que quiera poner coto a esa evidente injusticia) así que se han puesto manos a la obra (a los lápices). Fruto de su imaginación es esta serie. Hasta aquí todo bien y sin problemas ¿no? No tanto. ¿Se han fijado en esta imagen? ¿No les recuerda a alguien? Por si están un poco despistados, permítanme que les refresce la memoria.
No tengo ganas de poner emoticones, pero imagínense uno de sonrisa sardónica. Je, je... Evidentemente, el dibujante tenía delante la imagen de D. Juan Carlos y la "fusiló" para el dibujo de Magneto como rey de los mutantes (si creen en una coincidencia, fíjense en que el dibujo del fondo es idéntico al de la fotografía). La cuestión, para el que no conozca los cómics de la Patrulla X o las películas inspirados en ellos, es que Magneto es el malo (normalmente, que esto del maniqueísmo en el Universo Marvel no suele estar claro). Vamos, que ya ha habido gente que se ha indignado con este préstamo a la ficción de la imagen real (nunca mejor dicho).
Permítanme una pregunta, ¿qué piensan Vds. de que el jefe de su estado (si son Vds. españoles) inspire la imagen del malo de turno? Puede ser que les parezca una cuestión intrascendente, que les parezca divertido o que les parezca un nuevo insulto de esos malditos yanquis que no paran de jodernos desde que en 1898 nos impidieron seguir explotando a los cubanos que tan felices estaban de ser una colonia española (espero que se entienda la ironía). Incluso puestos a tener memoria histórica, pueden culpar a los yanquis (no sé que pensaran los sureños de que con este apelativo nos refiramos los españoles a los habitantes de todos los EEUU) de su pasividad primero y su colaboración después con la dictadura franquista. Es más, pueden hacerlo mientras recuerdan las pancartas del no a la guerra de Irak enarboladas por los mismos que no perdonan a los estadounidenses que no expulsaran a Franco manu militari. Pura coherencia.
Debo decir que, personalmente, no me parece ningún insulto aunque entiendo que quizás a alguno de Vds. se lo parezca, pero aunque así fuera, ¿creen que lo de Magneto rex es comparable con los insultos que recibe en España el jefe de estado de los USA? Porque por si lo han olvidado el Sr. Bush es el homólogo estadounidense de D. Juan Carlos (bueno, con la nada pequeña diferencia de que el primero lo es por elección democrática). Cuando no se respeta a los demás no tenemos derecho a esperar el respeto ajeno y es que el doble rasero, la ley del embudo o como quieran llamarlo tiene el pequeño inconveniente de que no suele contar con el placet del prójimo (salvo que éste sea más primo que el tres) porque aspira ¡iluso de él! al trato igualitario.
Ya sabemos aquello de "Ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio", pero eso no quiere decir que no caigamos todos en ese error. Pueden reflexionar sobre ello la próxima vez que un informativo español se muestre indignado porque la CNN llama a ETA grupo separatista en vez de banda terrorista para, a continuación, informar de que los insurgentes iraquíes han estrellado un coche cargado de explosivos contra un grupo de civiles.
También pueden pensar sobre ello cuando en blogs dedicados, según sus autores, a la difusión del pensamiento crítico encuentren, por ejemplo, insultos dedicados a escritores esoteristas, a personajes religiosos... y todo ello sin justificación de por qué merecen esos calificativos. Recordar que el pensamiento crítico nada tiene que ver con el insulto no está nunca de más, menos aún cuando se ha abierto recientemente la temporada de caza de Benedicto. Debo confesar que, como ateo, lo único con un nombre similar que me preocupa es un célebre licor que está como Dios (con perdón de los creyentes), pero, la verdad, causa un tanto de vergüenza ajena el leer alguna de las cosas que se han escrito estos días, comenzando por lo de carca, retrógrado, Gran Inquisidor (todo ello, por supuesto, sin haber leído ninguna de las obras escritas por esta persona, sin conocer de él más que tres noticias de prensa...) y terminando por su relación con las Juventudes Hitlerianas cuando era adolescente (el día que empecemos a pensar cuántos políticos, periodistas, intelectuales... ahora vinculados a la izquierda española militaron, en tiempos, en la Falange o dedicaron elogios al Caudillo -como muestra, un botón- podremos valorar ese dato en su justa medida).
Ya les dije que este iba a ser un post políticamente incorrecto. Ahora ya pueden empezar con las acusaciones de facha, meapilas y demás que, la verdad sea dicha, me importan un huevo. Una vez que ya me he desahogado (¿acaso un blog sirve para otra cosa?) sobre los asuntos de actualidad podemos seguir con Rénnes-le-Château y sus misterios, tema que será bastante menos polémico y que, supongo, Vds. agradecerán más.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres